Cada uno elige
Cada uno elige como vivir

MUCHAS PERSONAS luchan y se esfuerzan cada día por vivir y convivir mejor, pero esto no lo lograrán jamás mientras sean violentas, exijan derechos y no hagan deberes. Es claro el refrán: “Quien siembra vientos, cosecha tempestades”. Este mal que sufren tiene su origen en la ignorancia o no comprender que ella y sólo ella, puede resolver su situación. Pero para esto debe ser cívica, educada, demócrata, íntegra o inteligente, no sólo porque esto es de mayor necesidad que tener una carrera, riqueza, cargo, trabajo, fama, poder, etc., sino para evitar ser como esa lacra social formada por políticos, jueces, empresarios, sanitarios, periodistas, policías, profesionales, ciudadanos, etc. incívicos, maleducados, antidemócratas, corruptos o ignorantes, causantes de la mayoría de los problemas crisis y conflictos que nos rodean, lo que impide vivir y convivir como la persona que somos. Por ello, para evitar el daño que nos hacen esos cadáveres ambulantes, individuos que desprecian a los demás y a las cosas que son de todos, necesitamos desarrollarnos personal y profesionalmente, lo que se logra en dos pasos. Uno, alejarnos de todo lo incívico y de los incívicos; dos, acercarnos a todo lo cívico y a los cívicos. Ambos pasos se aprenden en el programa breve, intensivo y gratis de una hora teórica y toda una existencia para la práctica de Inteligencia Cívica.

UNO Y OTROS se beneficiarán de la Inteligencia Cívica, si la corporación solicita formar parte de la Red de Municipios de Inteligencia Cívica, cuyo fin es que toda la ciudadanía del propio municipio: las familias, los profesionales y las empresas se desarrollen humana y socialmente. Esta labor de responsabilidad ciudadana no sólo corresponde a la Corporación Municipal, sino también al Docente, Ciudadano y Voluntario de Inteligencia Cívica del municipio que ella preside.

LA INTELIGENCIA CÍVICA trata del ser humano y social que somos las personas, quienes nacemos además de inacabadas biológicamente, indeterminadas e indefensas, ignorantes. Y para salir de la última de estas cuatro íes, la ignorancia, de la que dice Platón que es el mayor de los males, se requiere practicar los deberes o valores ejes de los derechos humanos, que son el referente de la Inteligencia Cívica, certificando y acreditando en Inteligencia Cívica a quien supere los contenidos de sus tres bloques. De ahí que los conocimientos provenientes de los derechos humanos en general y del civismo en particular cruzan nuestra vida personal y profesional, constituyendo un ámbito disciplinar necesario para la convivencia. Consiste en aceptar nuestra condición humana y social, la actitud de que lo que tiene solución se soluciona y lo que no la tiene no se solucionará. Aplicar el sentido común, la cordura, la prudencia, es lo que se aprenderá en el Mundo Cívico que estamos construyendo a través del programa Inteligencia Cívica, pensado para brindar herramientas teóricas y prácticas de la vida cotidiana.

CARTA A LA CIUDADANÍA. Estimada ciudadanía: Mundo Cívico es el Centro de Investigación y Desarrollo (I+D) de la Inteligencia Cívica, un espacio académico global cuyo objetivo central es defender, promocionar, divulgar y potenciar un compromiso con los deberes o valores de los derechos humanos o civismo universal, porque los resultados cívicos sólo pueden ser generados por quien es cívico, y practicar la Inteligencia Cívica produce éxito personal y profesional.

Para realizar el programa de Inteligencia Cívica no se solicitan conocimientos previos. El único requisito es que los destinatarios obtengan la certificación y la acreditación de Inteligencia Cívica. El objetivo general es que puedan adquirirse herramientas de profundización teórica y aplicada, que sean de utilidad en la práctica diaria y que sienten las bases para posteriormente seguir avanzando en el conocimiento de esta disciplina, que está en continua actualidad. Los objetivos específicos reciben toda la información necesaria para comprender los aspectos principales de la convivencia tales como: aprender a pensar, practicar la Inteligencia Cívica, conocer el funcionamiento del proceso de interacción e inclinación de la naturaleza humana; trabajar el comportamiento humano y social. El programa para lograr que las personas y profesionales avancen, se desarrollen y maduren, imparte los contenidos en estos tres bloques:

BLOQUE I: Anécdota; Derechos y deberes; Comportamiento cívico e incívico; Pasos básicos de la Inteligencia Cívica; Aprender a pensar; Vivir es comportarse; Cómo vivir y convivir bien; 4 proyectos; Ejercicios.

BLOQUE II: Quienes deben acreditarse; La acción educativa municipal; El municipio marco idóneo; Renovación social y cultural; Los políticos y las formas; Importancia de los centros educativos; La formación online; Ejercicios.

BLOQUE III: Diálogo Didáctico; Respiración consciente; Ejercicios. Evaluación final: 20 preguntas.

    Para facilitar la adquisición y practica de la Inteligencia Cívica se aplica como metodología la descarga de todos los contenidos, la realización de los ejercicios de cada módulo, la realización y superación de la evaluación final y las observaciones que puedan realizarse por parte de los docentes. El programa es gratis, pero por gestión, correcciones, confección del documento de la certificación y de la tarjeta de acreditación, registro y envío, han de abonarse junto con la matrícula 9€. La duración estimada para la lectura y realización de ejercicios es de 1-2 horas totales, y finaliza con el envío al centro de la evaluación 20 preguntas de respuesta única Sí-No. El Programa de Inteligencia Cívica, se imparte bajo la dirección académica y pedagógica de Manuel Juan Estévez Gil, profesor en la enseñanza pública y privada, doctor en Psicología y doctor en Relaciones Humanas por la ULA, Profesor especialista en Ciencias Sociales, especialista en Pedagogía Terapéutica, especialista en Perturbaciones del Lenguaje y Audición, Logopeda por concurso de méritos. Está en posesión de los grados de Dirección de Empresas Estratégicas, Dirección de Marketing, Dirección de Recursos Humanos, Dirección de Gestión de Calidad; especialista en Niños y Adolescentes Inadaptados, especialista en Diagnóstico y Rehabilitación de Disléxicos; Etcétera. Fue director, entre otros, de la Escuela de Azafatas y Ejecutivos de Canarias; presidente de la Asociación Canaria de Bioética, presidente del Congreso Nacional de Bioética 2002; presidente de Canarias Cívica; Etcétera. Saludos cordiales del presidente, Manuel Juan Estévez Gil